El PP se opone a la modernización de las cercanías ferroviarias en Asturias

08.04.2015 00:44

El PP se ha opuesto en MADRID a la iniciativa aprobada por unanimidad por el parlamento asturiano para mejorar las cercanías ferroviarias en Asturias....Exponemos las intervenciones que hubo por parte de cada grupo parlamentario para que cada ciudadano/na saque sus conclusiones....

 24-03-2015

-SOBRE LA UNIFICACIÓN TARIFARIA Y LA MODERNIZACIÓN DE LA RED DE CERCANÍAS EN EL ÁREA CENTRAL DE ASTURIAS. PRESENTADA POR EL GRUPO PARLAMENTARIO DE IU, ICV-EUIA, CHA: LA IZQUIERDA PLURAL. (Número de expediente 161/003474).

      El señor PRESIDENTE: Pasamos al punto segundo del orden del día: Proposición no de ley sobre la unificación tarifaria y la modernización de la red de cercanías en el área central de Asturias, presentada por el Grupo Parlamentario IU, ICV-EUiA, CHA: La Izquierda Plural. Para su defensa, tiene la palabra el señor Llamazares.

 

      El señor LLAMAZARES TRIGO:  Mi grupo parlamentario, La Izquierda Plural, propone a la Comisión de Fomento una iniciativa que se corresponde con una vieja reivindicación -la modernización de las cercanías- de los colectivos de defensa del tren, por una parte,  y de la Junta General del Principado, por unanimidad de los grupos parlamentarios, por otra. No se trata pues de una iniciativa que pretenda la confrontación; lo que pretende es la unanimidad  del Congreso de los Diputados en torno a las cercanías de Asturias. No voy a repetir las viejas demandas -y digo viejas porque no acaban de solucionarse- que tiene Asturias en relación con la comunicación ferroviaria. Comentábamos ahora que el riesgo de la llegada a León de la alta velocidad -que para nosotros es una buena noticia- es que León se convierta en la Villabona de Asturias, es decir, que sea el punto final y a partir de él se produzca la comunicación de Asturias con la meseta. Espero que sea compatible la alta velocidad con la marcha atrás, porque en León lo que hay es marcha atrás, señorías. En todo caso, no voy a hablar de este tema -que sigue siendo una reivindicación de Asturias, que está comprometido por el Gobierno para el año 2014 y en el que, desgraciadamente, todavía no tenemos fecha de finalización de la variante ferroviaria de Pajares ni de su inclusión en los planes ferroviarios europeos- sino que voy a hablar de las cercanías.

 

      En Asturias, el área central concentra en estos momentos aproximadamente 800.000 personas. Es un nodo fundamental de comunicaciones y de él depende la movilidad de los asturianos. Si bien las comunicaciones por carretera están a nivel del siglo XXI -aunque recientemente estamos viendo la necesidad de modernización y reformados a medio camino en la autovía del Cantábrico-, tenemos un ferrocarril en algunos casos predemocrático, en el que no ha habido inversiones en cercanías a lo largo de los últimos años. Si la situación es grave en Renfe, en FEVE es calamitosa, es muy negativa. Podemos decir que en Renfe estamos ante la degradación de la comunicación de cercanías y en FEVE estamos ante su desplome, en algunos casos, en líneas concretas, ante su  suicidio, tanto en materia de infraestructuras -con una sola vía, en estos momentos obsoleta, para la comunicación del centro de Asturias- como de gestión, una gestión que solo se puede calificar de calamitosa y que  hace que pierda continuamente viajeros. Si Renfe ha perdido un volumen importante de viajeros -fundamentalmente en lo que tiene que ver con la estación de ferrocarril de Gijón-, en el caso de FEVE podemos decir que el desplome de viajeros ha sido total. El propio documento del Principado de Asturias dice: En Renfe se movilizaron 18.000 pasajeros en la región, 2.000 menos que en 2013 y un 28% por debajo de 2008; sin embargo, en FEVE, en 2012, el número de pasajeros es un 43% inferior al captado la década anterior. Es decir, no es exagerado hablar de declive en el caso de Renfe y prácticamente de desplome en el caso de FEVE.

 

El grupo al que me refiero, Asturias al Tren, ha hecho quince propuestas para abordar con medidas de emergencia el peligro de desplome de las comunicaciones ferroviarias en las cercanías asturianas. No voy a hacer referencia a ellas, porque son conocidas públicamente -tienen que ver con la doble vía, con la gestión de la infraestructura, con las comunicaciones y los semidirectos entre las principales localidades de Asturias-, pero sí me voy a referir al acuerdo unánime de la Junta General del Principado, porque es un acuerdo que está respaldado por todos los grupos parlamentarios. Deduzco que si ha sido respaldado por todos los grupos parlamentarios en el Parlamento asturiano, no habrá problema para que se respalde en el Parlamento español. 

En algunas cuestiones se trata de competencias compartidas, como la que tiene que ver con el Consorcio de Transportes, y en otras se trata de competencias de la Administración central, por lo que deduzco que cuando ha sido respaldado en el Parlamento asturiano lo ha sido porque se tiene un compromiso en todos los niveles. Lo primero que propone la Junta General del Principado con esta intervención de emergencia en relación con el sostenimiento de las cercanías en Asturias es algo obvio, pero que todavía no se ha hecho, que es unificar el actual sistema tarifario, que es diferente en el ferrocarril que en el resto del transporte de cercanías de Asturias. Se propone unificar el sistema tarifario, eliminando los abonos particulares de FEVE y de Renfe, pasando dichas compañías a utilizar los abonos del Consorcio del Transporte de Asturias, integrándose con ello de una manera real en dicho ente, para favorecer una clarificación tarifaria que sin lugar a dudas traerá consigo un aumento del uso del tren en Asturias.

 

En segundo lugar, la Junta General acuerda establecer un servicio de trenes semidirectos entre Gijón y Pola de Siero, aprovechando las infraestructuras existentes, permitiendo una reducción a la mitad en el tiempo empleado en el trayecto y favoreciendo así el incremento del número de usuarios. Hay que decir que en estos momentos hay comunicaciones ferroviarias en Asturias que tienen el mismo tiempo de trayecto que tenían en los años ochenta. El tiempo de trayecto no se ha modificado, lo que demuestra claramente su nivel escasamente competitivo con el transporte por carretera, incluso con un buen transporte a pie.

 

      En tercer lugar, la Junta General plantea ejecutar el desdoblamiento de las vías entre Noreña y Gijón, al objeto de modernizar y poner en pleno siglo XXI los corredores ferroviarios de FEVE Gijón-Pola de Siero y Gijón Pola de Laviana, este último es en el que decía que en estos momentos se tarda una hora y cuarenta y cinco minutos, que es el mismo tiempo que se tardaba antes de llegar la democracia a nuestro país.

 

Esas son las prioridades de la Junta General del Principado. Espero que los grupos parlamentarios mantengan en el Parlamento español la palabra que han dado en el Parlamento asturiano.

 

      El señor PRESIDENTE: Hay tres grupos parlamentarios que han enmendado. En primer lugar, por el Grupo Parlamentario Mixto, tiene la palabra el diputado don Enrique Álvarez Sostres.

 

      El señor ÁLVAREZ SOSTRES: Intervengo para apoyar la iniciativa propuesta por Izquierda Unida sobre la modernización de los ferrocarriles de cercanías de Asturias y sobre la unificación tarifaria. Como el señor Llamazares bien ha dicho, este tema fue tratado por la Junta del Principado y fue aprobado por unanimidad no el 7 sino el 21 de febrero -es una precisión sin mayor trascendencia-; lo fue tras las demandas sociales de modernizar todos los trenes de cercanías de Asturias, sustancialmente del área metropolitana, y las demandas de colectivos  como Asturias al Tren, muy relacionadas con los ferrocarriles de FEVE.

 

Efectivamente, Asturias tiene una de las mallas ferroviarias más importantes de España. Conecta las principales localidades del área metropolitana -Oviedo, Gijón, Avilés, Langreo, Mieres-, pero su gran problema es la escasa utilización frente al coche o al autobús. Solo siete de cada cien usuarios viaja en tren y ello repercute en la sostenibilidad económica del conjunto. ¿Cuáles son los problemas? Nos encontramos con una red histórica de Renfe y FEVE mal rentabilizada y con vestigios arqueológicos de la arqueología industrial más genuina de finales del siglo XIX y primer tercio del siglo XX. Fíjense, hace un par de días se descubrió que la primera línea de ferrocarril de España no fue Barcelona-Mataró, como todos estudiamos, sino una línea que partía de la Real Compañía Asturiana de Minas y que ha sido identificada actualmente en los yacimientos arqueológicos. Los problemas formales hay que buscarlos en la sinuosidad de la red, en la antigüedad del material ferroviario, en la deficiente explotación comercial y en otras sustanciales circunstancias, como la fortaleza de la red de autobuses privados interurbanos, monopolizada por una de las mayores empresas de transporte de España, la multinacional ALSA, que incluso compite con Renfe en largas distancias, competencia que resultaría inexplicable desde el punto de vista del consumidor si la red ferroviaria estuviese bien adaptada y puesta en circulación. En Asturias ya se oía desde hace años -quiero exponerlo aquí- que Renfe y Alsa eran como un matrimonio de conveniencia cubierto y amamantado por los Gobiernos nacionales y regionales de turno.

 

No voy a ver gigantes donde solo hay molinos, pero veo una marginación, un desprecio, una ineptitud de los distintos responsables regionales y nacionales de los últimos diez años, aunque en largas distancias la lentitud de la concreción de la alta velocidad resulte inexplicable. En esto profundizaremos en otra intervención dentro de un rato. No buscamos tres pies al gato; es lo que hay, lo que hay en el espíritu de la ciudadanía, lo que se comenta y les traslado. El Gobierno del Principado estimaba en más de 1.600 millones los necesarios para modernizar las líneas y el material ferroviario, pero lo ineludible es aumentar la competencia, hacer una comercialización correcta del servicio, en relación con esa flotilla de autobuses de la entidad privada, con trenes directos y semidirectos y recuperar la centralidad de la estación de Gijón. La señora Pastor ha descubierto ahora ese gran problema. Pues sí, es un gran problema. El 70% del descenso de la utilización del ferrocarril en Asturias es consecuencia de la falta de centralidad de la estación de Gijón. Es un gran problema. Es necesario también eliminar los transbordos de FEVE, inexplicables en 2015. La necesidad de los trenes de cercanías es incuestionable y la apuesta por ellos bien vale la pena. Por eso damos nuestro apoyo a la iniciativa presentada por Izquierda Unida. Creemos que nuestra enmienda de adición lo único que hace es enriquecer -si me permiten la expresión- la propuesta que hace el diputado Llamazares.

 

      El señor PRESIDENTE: Para defender la enmienda del Grupo Parlamentario Socialista, tiene la palabra el diputado don Antonio Trevín.

 

      El señor TREVÍN LOMBÁN: No voy a incidir en los argumentos que mis compañeros de Izquierda Unida y Foro Asturias han expuesto y con los que estoy completamente de acuerdo.

     

Queremos incorporar una enmienda de adición a este texto que dice exactamente: Aumentar al menos en un 50% la inversión media que se ha destinado para la conservación y mantenimiento de la red de cercanías ferroviarias en Asturias en los tres últimos años. ¿Por qué presentamos esta enmienda? La inversión que los Presupuestos Generales del Estado han dedicado estos años a Asturias ha disminuido drásticamente en general, de forma muy importante en el grupo Fomento y de forma trágica, a mi juicio, en el ámbito del ferrocarril, porque esto afecta más que a ningún otro aspecto al mantenimiento y conservación. Sinceramente, con los datos que después aportaré, creo que ya no estamos hablando de un tema grave por disminución de presupuesto, sino de un tema grave que puede afectar muy negativamente a un servicio público. Estos son los diez últimos años de Presupuestos Generales del Estado para Asturias. En verde podemos ver el presupuesto que se aprueba y en naranja el presupuesto que se ejecuta. No es que en estos últimos años de Gobierno del señor Rajoy se hayan desplomado las cantidades que se dedican al presupuesto, es que cada año hay más de un 30% que no se ejecuta, con lo cual estamos en cantidades que son la mitad que hace diez años y la cuarta parte que en 2008. Cuando afecta a temas de mantenimiento y conservación en ferrocarriles, estamos hablando de algo muy serio. Fíjense bien: entre 2012 y 2013, en esta legislatura, se gastó en ese mantenimiento -que hace referencia a la conservación y por tanto también a aspectos de seguridad- lo mismo que se había gastado en 2011, es decir, se dedicó a mantenimiento y conservación en dos años lo que antes se dedicaba en uno. El año siguiente, 2014, se dedicó a mantenimiento y conservación un 65% menos que en 2013 y en 2015 se mantiene la misma tendencia. Este año, por poner solo un ejemplo, no hay partida alguna para mejorar la seguridad con nuevos pasos a nivel. El señor Llamazares hacía referencia en su intervención a la problemática singular de FEVE, a aspectos de funcionamiento, pero sobre todo a aspectos de seguridad, por ser básicamente un ferrocarril en zonas rurales, que no solo afecta a carreteras de ámbito nacional, autonómico y local, sino también a caminos rurales con una gran densidad de tráfico.  

     

Por último, les indicaré un dato llamativo. Ya no se trata solo de la drástica reducción de presupuestos para el ferrocarril de cercanías en Asturias, sino que el nivel de ejecución  es escandaloso. ¿Qué cantidad de su presupuesto -el único dato que logramos que nos diera el ministerio- había ejecutado Renfe-Operadora, en los nueve primeros meses del año 2013?  El 0,97%; ni siquiera llegó al 1%, señorías.

     

Con el Gobierno Rajoy hay muy malas noticias para los ferrocarriles asturianos de cercanías y la red tradicional que pueden empezar a afectar a  cuestiones muy graves, como la seguridad. Por esas razones solicitamos que se admita esta enmienda que propone que se aumente drásticamente la inversión para mantenimiento y conservación de nuestros ferrocarriles.

 

      El señor PRESIDENTE: Para defender la enmienda del Grupo Parlamentario Popular, tiene la palabra la diputada la señora Rodríguez Maniega.

 

      La señora RODRÍGUEZ MANIEGA: Señor Llamazares, en la actualidad, Renfe ya está negociando con el Consorcio de Transportes de Asturias el convenio que deberá regular las condiciones de aceptación, tanto para los servicios de Renfe de cercanías como para los de la antigua FEVE. Como su señoría sabrá, la última reunión se celebró en febrero pasado, hace menos de un mes. No obstante,  en la actualidad, tanto FEVE como Renfe admiten los títulos de transporte del consorcio, y se lo aseguro no solo en calidad de diputada del Grupo Parlamentario Popular, sino de usuaria. Esta es la tarjeta. Permítanme que recomiende Renfe, la antigua FEVE y los transportes en autobús por la calidad del servicio y especialmente por la profesionalidad de sus trabajadores. Para los usuarios la oferta es amplia, y de hecho lo reconoce usted en su proposición no de ley, y recomendable para el bolsillo: bonos de diez viajes, bonos mensuales ilimitados, bonos universitarios, pero no solamente del Consorcio de Transportes de Asturias, sino también de Renfe, que oferta varios títulos propios para los clientes que así lo prefieran, como el bonotren; también hay abonos mensuales tanto para Renfe como para la antigua FEVE.

 

      En cuanto al segundo punto, señoría, no es competencia de Renfe el establecimiento de nuevos servicios de cercanías. Al estar declarados servicio público se prestan por encargo de la Administración General del Estado a través del correspondiente contrato. No existe, pues, un servicio directo. ¿Pero en qué área metropolitana, como la de Asturias, no es preciso realizar algún trasbordo? Gobernar es priorizar y se priorizan las actuaciones según los recursos disponibles.

 

      Podría estar de acuerdo con algunas de las apreciaciones que hace el señor Llamazares en su proposición no de ley. Es realmente necesario modernizar las líneas ferroviarias asturianas. La ministra, doña Ana Pastor, ha definido en sus intervenciones en sede parlamentaria como se encontró Renfe y FEVE, y le aseguro que coincide bastante con usted. En estos años se ha considerado prioritario dedicar los recursos disponibles a pagar todas las facturas que se debían, a hacer frente a una deuda importante, deuda que al señor Trevín se le ha olvidado adjuntar en sus esquemas -sería interesante que algún día nos dijera aquí la deuda que nos dejaron-, y simultanearlo -vamos a decirlo así- con el marrón heredado del anterior Gobierno, y a la vez con la modernización del sistema. Así, en el año 2014, por ejemplo, se modernizaron diez puntos de la línea Trubia-Collanzo y para 2015 están previstas actuaciones en todas las líneas, Ferrol-Pravia; Gijón-Laviana; Oviedo-Santander; Pravia-Gijón; Trubia-Collanzo y Trubia-Pravia, por un importe que asciende a 9.886.100 euros.

 

      Compartimos con el señor Llamazares la necesidad de actuar. Ojalá la gestión del Gobierno anterior hubiera ido en la misma línea. A modo de ejemplo sirva recordar los más de 62 millones de euros que destinó el anterior Gobierno socialista a comprar unos trenes-tranvía para que circularan por Avilés. Lamentablemente, Avilés no tiene vías para tranvías, con lo cual esos trenes acabaron amontonados y hubo que buscarles otro destino. Como se dice, se empezó la casa por el tejado. Hay trenes para vías que no existen y también está el asunto turbio -vamos a dejarlo solamente en turbio- de las oficinas del Transcantábrico. Recordarán sus señorías -si no se lo recuerdo yo- que siendo ministro el socialista José Blanco FEVE pagó por unas oficinas en Oviedo un millón de euros más que la tasación oficial. La situación de FEVE era catastrófica, con una deuda acumulada de 530 millones de euros y alrededor de 150 millones de pérdidas anuales. No sé, insisto, si todos estos datos se merecen un gráfico de los compañeros socialistas, pero sería interesante que algún día lo presentaran, porque eso forma parte de la realidad y de la historia más cercana. Mala no, pésima gestión socialista que pagamos los contribuyentes y los asturianos, no solamente porque pusimos dinero, sino porque ni se invirtieron ni se modernizaron ni se ampliaron las líneas.

      Con el fin de llegar a un acuerdo sobre esta proposición no de ley, hemos presentado una enmienda que pido al señor Llamazares que estudie con interés. El Grupo Parlamentario Popular continúa trabajando para que se racionalicen las comunicaciones asturianas de acuerdo con la planificación establecida en el Pitvi, no solamente en materia de cercanías, sino también con el proyecto más ambicioso, que es la llegada del AVE -voy acabando- a Avilés y a Gijón desde Pola de Lena, cuyo estudio, anunciado por la ministra doña Ana Pastor, esperamos conocer en breve.

 

      El señor PRESIDENTE: Tiene la palabra el señor Llamazares para manifestar su posición sobre las enmiendas.

 

      El señor LLAMAZARES TRIGO: No es que no quiera, es que no puedo aceptar las enmiendas porque la iniciativa es la del Parlamento asturiano.